MIRA LOS BENEFICIOS DEL AJO INCREÍBLE


El ajo es conocido por su particular sabor, que le aporta a nuestros platos un toque muy exquisito y especial. Pero más allá de ser un excelente condimento, el ajo también se ha popularizado por las múltiples propiedades que tiene para la salud, capaces de combatir y prevenir una gran cantidad de enfermedades.

Aunque el olor y el aliento que deja el ajo no lo convierten precisamente en el favorito de las personas, sus propiedades medicinales lo hacen uno de los mejores alimentos que se pueden consumir diariamente para mejorar la salud. Actualmente hay opiniones divididas en cuanto al tema de comer ajo con el estómago vacío pues, aunque algunos opinan que no tiene efecto alguno, otros aseguran que es realmente beneficioso y eficaz para prevenir gran cantidad de problemas de salud.
El ajo es uno de los alimentos más utilizados en la gastronomía mundial. Se caracteriza por ser muy versátil y perfecto para realzar el sabor de muchos platos.

Sin embargo, más allá de ser un buen condimento, el ajo también es gran aliado de la salud, ya que desde el punto de vista medicinal cuenta con increíbles propiedades.

En este sentido, se ha comprobado que cuenta con cualidades antibióticas y depurativas que favorecen la eliminación de desechos del cuerpo para prevenir enfermedades.

1. El ajo mejora la circulación de la sangre
El ajo es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos múltiples problemas:

Los niveles altos de homocisteína provocan que la sangre esté “más espesa” y que se produzcan coágulos.
Hay mayor riesgo de sufrir un trombo.
Cuanto mayor es el nivel de homocisteína, más probabilidades existen de sufrir enfermedades de las arterias coronarias.
Consumir un ajo en ayunas nos puede ayudar a combatir estos problemas.

Descubre lo que te aporta combinar el ajo, la miel y el vinagre de manzana

2. El ajo, un buen antibiótico natural
Bacterias en los intestinos

¿Sabías que durante la Segunda Guerra Mundial, y debido a la escasez de medicinas, se utilizaban mucho los ajos?

Así es. Su poder antibiótico resultaba muy útil en estos casos y, a día de hoy, tomar de forma regular un diente de ajo nos ayudará en muchos aspectos:

Fortalece el sistema inmunológico.
Nos ayuda a curar infecciones leves.
Favorece la cicatrización de las heridas.
Es adecuado para gripes y resfriados.
3. El ajo es bueno para el hígado
El ajo es, ante todo, un buen desintoxicante del organismo. Nos ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a liberar del cuerpo esos metales pesados como el mercurio o restos de medicamentos que el hígado no puede procesar.

El ajo es rico en vitaminas A, B y C, muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas.
Otra de sus virtudes es la de desinflamar, de ahí que sea muy saludable consumir un ajo diario en caso de que suframos hígado graso.
Si te levantas cada mañana con los ojos inflamados, la cara hinchada y con mal sabor de boca, es posible que tu hígado esté sobrecargado. En estos casos el ajo te puede ser de gran ayuda.
¿Quieres leer más? Antiguo remedio que cura más de 100 enfermedades

4. Es un buen descongestionante
¿Tienes problemas pulmonares? Si eres de esas personas que cada vez que coge un resfriado acabas con los bronquios llenos de flema y mucosidad, este remedio te será muy saludable.

El ajo es descongestionante y un buen antibiótico natural para tratar problemas pulmonares.
Si sufres de sinusitis o estás pasando una época con mucha tos, puedes hacer vahos o prepararte algún jarabe a base de ajo.
5. El ajo cuida de nuestra piel
Mujer limpiándose el rostro

Este dato seguro que te interesa: comer cada día en ayunas un diente de ajo nos permite tener una piel bella, tersa y más joven.

El ajo es rico en antioxidantes que nos permiten proteger y regenerar la piel.
Estimula la renovación celular y combaten el acné.
Para beneficiarte de estas propiedades solo tienes que tomar un diente de ajo en ayunas seguido de un vaso de agua.
6. Reduce los niveles de colesterol
El ajo contiene alicina, una sustancia muy terapéutica para cuidar de nuestro sistema cardiovascular. Tanto es así que consumir cada día un diente ajo natural puede reducir el colesterol malo en un 9%.

Para llegar a esta conclusión se realizaron diversos estudios. Uno de ellos en el Instituto de Toxicología de la Universidad de Shandong (China), donde se concluyó que los beneficios cardiovasculares eran evidentes.

De hecho, desde la Fundación Española del Corazón (FEC) se recomienda incluir ajo en la dieta no solo para reducir el colesterol malo, sino como remedio depurativo, antiséptico y antibacteriano.

7. ¿Padeces anemia? No olvides consumir un ajo al día
Somos muchas las mujeres que a lo largo de nuestra vida padecemos en alguna ocasión déficit de hierro. ¿Por qué sería adecuado entonces introducir el ajo en nuestra dieta?

 Eleva las defensas y nos protege de muchas enfermedades.
El ajo cuida de la salud de nuestra sangre y le aporta múltiples vitaminas y minerales.
El ajo estimula los jugos gástricos y hace que podamos digerir mejor el hierro.
Lee también 10 soluciones fáciles para la anemia

8. Cuida de nuestros aparato digestivo
Dientes de ajo en un recipiente

No se trata en absoluto de comernos un cabeza entera de ajos cada día. La clave está en el equilibrio y en conocer nuestro cuerpo.

Hay quien solo con comer un par de ellos se siente mal pero, en realidad, si nos acostumbramos a tomar el ajo como un medicamento cada mañana, en pocos días notaremos sus beneficios.

Las digestiones se realizan mucho mejor.
El ajo estimula los ácidos gástricos y los alimentos se digieren y absorben de forma adecuada.
El hígado y el páncreas optimizan sus funciones.
¿Cuando no será adecuado consumir ajo de forma regular?
El ajo es un anticoagulante natural. Así pues, si tomas ya algún medicamento con este fin o tienes problemas de sangrados es mejor evitar su consumo diario.
Si padeces hipertiroidismo evita consumir ajo cada día debido a su alto contenido en yodo.
Si tomas algún tipo de medicación para el corazón y, además, tomas las cápsulas de ajo que venden en las farmacias, evita tomar ajo cada mañana.
Mantén el equilibrio, no te excedas en su consumo y, ante cualquier duda,
También ha demostrado ser un gran complemento para bajar de peso porque ayuda a impedir la acumulación de grasas e incrementa el ritmo del metabolismo.

Debido a su alto aporte de antioxidantes, vitaminas y minerales, su consumo diario es una gran manera de mantener alejados los problemas que aquejan con frecuencia la salud.

Lo mejor de todo es que muchos de sus beneficios se obtienen casi de forma inmediata, en especial cuando se consumen sus dientes sin otros añadidos.
Consumir ajo en ayunas potencia sus propiedades antibióticas ya que, precisamente al levantarnos, las bacterias se encuentran indefensas, por lo que no logran protegerse de la acción del ajo para eliminarlas.

Diversas investigaciones han encontrado que el consumo de ajo crudo en ayunas puede ayudar a disminuir los síntomas de la hipertensión ya que, además de regular la circulación sanguínea, también protege de problemas cardiacos, mejora la digestión, el hígado y la vejiga.

Hipertension

El ajo en ayunas también tiene propiedades que estimulan la digestión y mejoran el apetito. Está recomendado para combatir las diarreas y su consumo a largo plazo también podría prevenir diferentes tipos de cánceres.

Algunos expertos sugieren que el ajo también ayuda a combatir los problemas de nervios o estrés, ya que estimularía la secreción de serotonina, que es la hormona encargada de transmitir las señales y regular el humor o ánimo.

Otros beneficios importantes del ajo
El ajo está considerado como uno de los mejores alimentos para desintoxicar el organismo. Gracias a sus propiedades, ayuda a combatir parásitos y gusanos, al tiempo que estimula la eliminación de toxinas que pueden afectar el organismo.
El consumo frecuente de ajo podría ayudar a prevenir enfermedades como la diabetes, el tifus, la depresión, o problemas cardiovasculares, entre otros.
El ajo también ayuda a fortalecer el sistema inmunológico, previniendo los molestos resfriados, gripe, tos, catarros y otras infecciones de tipo respiratorio.
Cabe aclarar que para aprovechar todos los beneficios del ajo es muy importante consumirlo crudo, ya que cocido puede perder hasta el 90% de sus propiedades. Aunque el sabor y el olor del ajo pueden resultar desagradables y fuertes, los beneficios que aporta compensan indudablemente estas molestias.

Diversas formas para consumir ajo diariamente
Comer ajo

Como lo mencionamos anteriormente, la mejor forma de aprovechar todos los beneficios del ajo es consumirlo preferiblemente en ayunas. La dosis recomendada a nivel general son dos dientes de ajo crudos al día.
Para la tuberculosis: En este caso se recomienda consumir una cabeza de ajo entera durante el día. Empiezas por consumir uno o dos dientes de ajo en ayunas, y el resto lo vas consumiendo a lo largo del día.
Enfermedad bronquial: Para todo tipo de enfermedad bronquial puedes preparar una infusión especial con el ajo como protagonista.
Ingredientes

1 litro de agua.
200 g de ajo.
700 g de azúcar moreno.
¿Cómo lo preparo?

Coloca a hervir los 200 gramos de ajos en un litro de agua, agrégale los 700 gramos de azúcar morena y consume el jarabe resultante por lo menos tres veces al día.

Catarros o asma:
Ingredientes

40 g de ajo.
100 ml de alcohol de 90%.
¿Cómo lo preparo?

Pica los 40 gramos de ajo en una botella y posteriormente vierte los 100 ml de alcohol de 90%. Se tapa bien la botella y se deja reposar durante 5 o 5 días. Luego se agregan de 15 a 30 gotas de este extracto en agua caliente y se consume este remedio todos los días.

El ajo también lo puedes aprovechar externamente en casos de mordeduras de insectos o animal venenoso. Sus propiedades antibióticas te ayudarán a prevenir una infección y también ayuda a mantener los mosquitos alejados.
Otra forma de aprovechar los poderes del ajo es aplicándolo directamente sobre las molestas verrugas. Su poderosa acción ayudará a reducirlas notablemente y evitará que se sigan propagando por el cuerpo.

Para que no queden dudas de sus efectos, a continuación queremos compartir lo que ocurre en el organismo tras comer 6 de sus porciones. ¡No te lo pierdas!

Lo que ocurre en tu cuerpo en 24 horas
Hora 1
Mejora la digestión
Play
Unmute
Fullscreen

Una hora después de comer 6 dientes de ajo asados, el organismo los digiere y absorbe importantes nutrientes como la alicina, las vitaminas del complejo B y minerales como el manganeso.

Además, debido a su pequeño aporte de fibra, promueve la buena función intestinal.

Entre 2 y 4 horas después
Los antioxidantes que contienen se empiezan a transportar a través de la sangre para llegar hacia las células del cuerpo y, de este modo, protegerlas frente al daño oxidativo.

A su vez, su principal activo, la alicina, contribuye a reducir la presencia de posibles células malignas.

Entre 4 y 6 horas después
Retencion de liquidos

Se beneficia la función del metabolismo y se activan los procesos que le permiten al organismo eliminar el exceso de líquido y grasa.

Su potente acción antiinflamatoria reduce la hinchazón en los tejidos y promueve el buen funcionamiento renal.

Pasadas 6 u 7 horas
En este punto las propiedades antibacterianas ya le han dado fuerza al sistema inmunológico, lo que ha aumentado el número de anticuerpos para atacar las bacterias que intentan desmejorar la salud.

Entre 6 y 10 horas
Envejecimiento prematuro

Las vitaminas, minerales y compuestos azufrados del ajo evitan la oxidación de las células y promueven su oxigenación para impedir el desarrollo de signos tempranos de la edad.

A partir de las 24 horas
Los compuestos activos del ajo se mantienen en el organismo e inician una serie de tareas en apoyo a los principales sistemas del cuerpo.

Los niveles de colesterol y triglicéridos altos se disminuyen.
Las arterias se limpian y conservan su elasticidad.
La presión arterial se regula.
Aumenta la respuesta inmunológica.
Promueve la expulsión de los metales pesados acumulados.
Fortalece la salud ósea.
Evita la sensación de cansancio o fatiga.
Potencia el rendimiento físico y mental.
Prolonga la longevidad de las células.
Evita la formación de venas várices.
Mejora la salud de las articulaciones.
Descongestiona y depura los pulmones.
Favorece la expulsión de parásitos intestinales.
Contribuye a equilibrar los niveles de azúcar en la sangre.
Previene y combate el estreñimiento.
Reduce el riesgo de infecciones en el tracto urinario.
¿Cómo preparar ajo asado?
Beneficios del ajo

Mientras que algunos expertos recomiendan ingerir ajo crudo para aprovechar al 100% sus propiedades, otros están promoviendo su consumo asado como método para activar muchas de sus bondades.

La ventaja de esta técnica es que hace más fácil su consumo y se puede considerar como una forma de apoyar la desintoxicación del cuerpo.

Ingredientes
6 dientes de ajo
Preparación
Parte los 6 dientes de ajo, déjalos reposar unos 20 minutos y llévalos al horno hasta que estén tiernos.
Luego, retíralos y déjalos enfriar antes de ingerirlos.
Modo de consumo
Ingiere los 6 dientes de ajo y, durante las 24 horas siguientes, asegúrate de consumir por lo menos dos litros de agua y alimentos de fácil digestión como los vegetales.
También es conveniente hacer este tratamiento un día en el que no tengas que salir de casa, ya que lo más probable es que te quede el aroma de ajo durante toda la jornada.
De todas las formas de consumir ajo como remedio natural, esta está llamando mucho la atención por sus efectos inmediatos. Anímate a probarla por lo menos una vez al mes y benefíciate con todas sus propiedades.
El ajo, ese alimento milenario
Aunque no conocían sus componentes, los griegos ya usaban el ajo por sus propiedades medicinales.

Pertenece a la familia Allium (al igual que la cebolla y el puerro) y tiene un compuesto llamado alicina que mejora la salud de quienes lo consumen asiduamente y es el encargado de aportarle ese olor tan característico.

Ver también: Por qué deberías comer ajo, cebolla y limón todos los días

A su vez, nos aporta manganeso, vitaminas B6 y C, selenio y fibra. No tiene demasiadas calorías y sí bastantes proteínas.

Propiedades del ajo
Ajo

Consumir todos los días varios dientes de ajo te ayudará en las siguientes dimensiones:

Prevenir el mal de Alzheimer
También otras enfermedades degenerativas como la demencia. Este ingrediente de muchos platillos contienen antioxidantes que evitan la acción destructiva de los radicales libres.

Protege el cuerpo de problemas oxidativos y, además, aumenta la cantidad de enzimas “limpiadoras” que purifican la sangre.

Reducir el colesterol
Se recomienda a aquellos con niveles de colesterol “malo” (LDL) elevado que consuman ajo, así como también en las personas con antecedentes cardíacos.

A su vez, puede evitar enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales, infartos y presión arterial elevada.

Combatir enfermedades virales
Resfriados

Gracias al ajo podemos aliviar rápidamente el resfriado o el dolor de garganta. La duración de los síntomas se reduce en un 70%.

Si eres vulnerable a los cambios de clima y te enfermas mucho en invierno no dudes en consumirlo.

Desintoxicar el cuerpo
Los metales pesados que se acumulan en el organismo provenientes de la comida o de la contaminación ambiental pueden ser eliminados al consumir azufre… ¡uno de los componentes del ajo!

Los estudios realizados en empleados de una fábrica de baterías con exposición al plomo revelaron que este alimento disminuía la cantidad del metal en casi un 20%. Esto repercute en menos dolores de cabeza y, en consecuencia, menos faltas por enfermedad.

Mejorar la salud ósea
Mujer mostrando una radiografía

En el caso de las mujeres en etapa de menopausia el ajo reduce los típicos problemas de debilidad en los huesos. Afectan a la metabolización de estrógenos, lo que podría ser la explicación científica para esta propiedad.

Mejorar el rendimiento
Desde tiempos antiguos el ajo se usa para reducir la fatiga y aumentar las capacidades de los trabajadores. Por ejemplo, los atletas olímpicos de la Grecia Antigua lo consumían antes de las pruebas.

Contribuye al rendimiento deportivo y también mental.

Otros beneficios
Además de lo indicado anteriormente, consumir esta hortaliza sirve para:

Fluidificar la sangre.
Prevenir cáncer de estómago, esófago y colon.
Mejorar la salud articular (por ejemplo, para personas con artritis).
Descongestionar los pulmones.
Evitar problemas renales o urinarios.
Activar el óptimo funcionamiento del hígado.
Eliminar el estreñimiento.
Desparasitar y eliminar lombrices.
Equilibrar los niveles de azúcar en sangre.
Tratar herpes y eccemas.
Reducir la ansiedad y los nervios.
Evitar el aumento del ácido úrico que provoca gota y reuma.
Tratar las várices.
¿Ajo crudo o asado?
Propiedades del ajo para la salud y belleza

Algunos estudios científicos indican que, para aprovechar las bondades de esta hortaliza, es preciso que se consuma directamente del bulbo, es decir, sin ningún tipo de cocción.

Sin embargo, otros estudios afirman que si se cocina de determinada manera se aprovecharán mejor las propiedades.

El ajo tiene varios compuestos. Algunos actúan sin cocinarlo y otros necesitan el calor para “activarse”. Por ejemplo, para prevenir el cáncer se recomienda cocinarlo.

Una técnica que evita la pérdida de nutrientes al asarlo es primero picarlo y dejarlo reposar 45 minutos. En ese tiempo la alicina se activa y ya no se destruye aunque se cocine. De esta manera es lo mismo comerlo crudo o cocido.

Te recomendamos leer: Refuerza tus defensas con este remedio de ajo y miel

Consume 4 dientes de ajo y serás más atractivo
Según una investigación de la Universidad escocesa de Stirling, las mujeres consideran más atractivos a los hombres que comen ajo. ¿Cómo es eso? Todo tiene que ver con los aromas expulsados por la piel.

Para llevar a cabo el estudio se dividió a hombres voluntarios en tres grupos: el primero consumió ajo crudo, el segundo cápsulas de ajo y el tercero nada.

Después de hacer deporte pidieron a todos que secaran la transpiración con una toalla. Un conjunto de mujeres eran las encargadas de indicar el atractivo, la masculinidad y la simpatía de los hombres a través de su sudor.

Según los resultados, aquellos que habían comido ajo crudo tenían un olor más agradable, masculino y atractivo. Los componentes se desprenden de las axilas y eso tiene un efecto positivo en las relaciones íntimas.

La acción antibacteriana del ajo permite que las axilas desprendan un aroma más dulce al reducir la cantidad de microorganismos que causan el típico mal olor, sobre todo al hacer deporte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario