Alisa tu pelo con LECHE ¡¡


Llena un pulverizador con 1/3 de taza de leche. Cualquier leche (fresca) estará bien, pero mientras más espesa sea la leche, mejor. Aunque es cuestionable, algunos creen que la leche de coco tiene un poder extra de alisado.
]
Si usas leche de coco, mézclala con el jugo de medio limón. Déjala reposar en el refrigerador por una hora hasta que se forme una nata encima. ¡Esa es la sustancia que quieres usar en tu cabello! Sigue el resto de indicaciones de manera normal.
También puedes agregar un poco de miel, fresa o plátano a tu mezcla. Solo revuelve bien y recibe los poderes hidratantes adicionales de la miel o de la fruta (y un mejor olor).
La leche en polvo es una alternativa más barata ¡y no se echará a perder tan rápido!

2
Rocía la leche por todo tu cabello. El cabello seco o húmedo es ideal. Esto es lo que tienes que tener en cuenta:
Empapa completamente toda tu cabeza. ¡No tienes cabello medio liso y medio rizado!
Rocía desde la raíz a la punta, asegurándote de que las puntas estén tan lechosas como las raíces.
Rocía en la parte superior, voltea la cabeza y rocía desde abajo. Luego rocía desde el centro y los lados, especialmente si tienes capas.

3
Desenreda tu cabello con un peine de dientes anchos. Esto evita que tu cabello repose en una posición rizada e impide cualquier enredo lechoso, que definitivamente no va a oler bien mañana.

4
Masajea tu cuero cabelludo regularmente, déjalo reposar por 20 minutos. La leche necesita tiempo para penetrar en cada tallo de cabello y hacerle peso hacia abajo, alisándolo. ¡Este es un momento excelente para exfoliarte, pintarte las uñas de los pies o depilar tus piernas!
 5
Enjuaga la leche, lava con champú y aplica acondicionador como siempre. Enjuaga tu cabello con un poco más de diligencia con la que lo harías normalmente para que después no termines oliendo como leche agria. Luego continúa con tu rutina habitual.

 6
Deja que tu cabello seque. Si tienes el cabello un tanto ondulado esto hará más liso tu cabello, pero si tienes cabello rizado o enroscado es posible que no funcione tan bien. Sin embargo, sigue siendo nutritivo y definirá tus ondas y rizos si no los alisa.

Esto durará hasta la próxima vez que laves tu cabello.
Si sigues las indicaciones correctamente, esto no hará que tu cabello huela como leche agria.
Puedes usar una secadora para secar tu cabello después, pero no es necesario.

Asegúrate de aplicar la leche antes de ducharte, de lo contrario olerá.
No confíes en esta técnica antes de una gran noche; es posible que no funcione.[2]
No uses este método para alisar tu cabello si tienes alergia a la leche o a los productos lácteos.
No peines tu cabello de manera tosca porque puede ocasionarle puntas abiertas.
Quizás no funcione en cabello extremadamente rizado o con permanente.
Cosas que necesitarás
Pulverizador
1/3 de taza de leche
frase
Miel, fresa o plátano (opcional)

No hay comentarios:

Publicar un comentario