ELIMINA LA PLACA DENTAL CON ESTOS 5 REMEDIOS CASEROS

La placa bacteriana que se encuentra alojada tanto en los dientes como en el resto de tejidos localizados en la boca. La higiene dental se debe iniciar mediante un cepillado dental, después de cada comida, siendo recomendable el uso de un cepillo eléctrico ya que tiene la ventaja de que es capaz de eliminar más placa bacteriana en comparación con un cepillo manual, además está diseñado para no dañar las encías durante el cepillado. Por otra parte es muy recomendable utilizar pasta dental con flúor ya que no solamente nos será de gran ayuda para eliminar la placa si no que además nos previene de la caries dental.

Una vez que hemos finalizado el cepillado, proceso que tiene una duración aproximada de 3 minutos, es momento de utilizar el hilo dental puesto que estamos ante un instrumento muy útil a la hora de eliminar la placa bacteriana que se encuentra alojada en zonas de difícil acceso para el cepillo como por ejemplo los espacios interdentarios. En caso de que no nos convenza la utilidad del hilo dental podemos utilizar el cepillo interproximal como alternativa, siendo un tipo de cepillo que cuenta con una amplia variedad de modelos en el mercado, por ello podremos elegir aquel que mejor se ajuste a nuestras necesidades.

Una de las prácticas más extendidas entre los pacientes de Clínicas Propdental es limpiar únicamente los dientes, siendo este un proceso incompleto debido a que es necesario cepillar tanto la lengua como las encías para conseguir una higiene oral completa y óptima.  Finalmente no nos podemos olvidar que la alimentación también juega un papel muy importante en la aparición y acumulación de placa bacteriana, existen alimentos tales como los dulces que son más difíciles de eliminar mediante la higiene oral por lo que es recomendable no consumirlos de forma abundante.

En definitiva eliminar la placa bacteriana es indispensable para tener una buena salud oral mientras que en caso de que no lo hagamos debemos saber que esta placa se convertirá en sarro, que además de ser causa directa de diferentes patologías orales afectará a la estética dental del paciente.

HARINA DE CÁSCARA DE NUEZ

INGREDIENTES:

1/2 litro de agua.
60 gramos de harina de cáscara de nuez.
¿CÓMO PREPARAMOS NUESTRO REMEDIO?

En un envase preferiblemente de aluminio, vamos a poner a hervir el agua y los 60 gramos de harina de cascara de nuez, fuego lento hasta que llegue a punto de ebullición, luego lo dejamos hervir 10 minutos a fuego lento. El resultado será una mezcla pastosa parecida a la pasta de dientes, esto lo vamos a utilizar para cepillar nuestros dientes por 5 minutos 2 veces al mes.
SEMILLAS DE GIRASOL

girasol
INGREDIENTES:

2 cucharadas de semilla de girasol.
2 cucharadas de tila.
1/2 litro de agua.
¿CÓMO PREPARAMOS NUESTRO REMEDIO?

En un envase preferiblemente de aluminio, dejaremos hervir nuestros ingredientes a fuego bajo por 1 hora, el resultado de esta mezcla lo utilizaremos para cepillar nuestros dientes por 5 minutos 2 veces al mes. Esto mantendrá nuestra dentadura libre de placa y de sarro.
IMPORTANTES RECOMENDACIONES ADICIONALES

Lo mejor que puedes hacer es cambiar la manera en la que cepillas usualmente tus dientes; la mayoría de las personas, cuando nos cepillamos, siempre lo hacemos de forma horizontal y de izquierda a derecha, pero muchos no saben que, al hacerlo así, podemos aumentar la sensibilidad en los dientes y posiblemente mal oclusión en estos.
Cepillaremos nuestros dientes de manera vertical, primero la parte de arriba y luego la parte de abajo, y las muelas en forma circular, terminaremos siempre la higiene oral con seda dental para eliminar los posibles residuos que se encuentren en los espacios poco accesibles. Cuando termines, usa enjuague bucal y siempre debes enjuagar tu cepillo para limpiarlo de residuos que hayan quedado en este.
Cambia tu cepillo por lo menos cuatro veces al año y utiliza una pasta dental que contenga fluoruro.
CAMBIA TU ALIMENTACIÓN

Llevar una dieta equilibrada es lo mejor que puede hacer para fortalecer tu salud dental. Trata de no consumir azúcar y carbohidratos, consume bebidas que no sean oscuras ni gaseosas y, si lo vas a hacer, hazlo con una pajilla o popote para que estos no tengan contacto directo con tus dientes. No consumas demasiados alimentos con harinas y aglutinantes, y si lo haces, no olvides lavar sus dientes después para evitar enfermedades o infecciones bacterianas.
GOMA DE MASCAR


Para algunos resulta un tanto conflictivo, pero un reciente estudio demuestra que la goma de mascar con cero azúcar ayuda a disminuir la producción de la placa en nuestros dientes. Basta con mascar después de cada comida para que los residuos de alimentos que se encuentren alojados en nuestros dientes se liberen fácilmente para luego terminar de retirarlos por completo con el cepillado.
BICARBONATO DE SODIO

640x498xbicarbonato1-e1440977687772.jpg.pagespeed.ic.yP4nNnFJdK
Cuando te vayas a cepillar los dientes, agrega un poco de bicarbonato de sodio en la pasta dental (muy poco). El bicarbonato de sodio disuelve todos los residuos de los dientes y, además, ayuda con el blanqueamiento de manera significativa. Puedes hacer esto una vez por semana antes de irte a dormir, pero recuerda que la cantidad de bicarbonato usada no debe ser excesiva, al igual que la frecuencia de su aplicación.
LIMÓN


El zumo de limón es perfecto para combatir la placa y también el sarro de los dientes. La acidez del limón contiene propiedades abrasivas que limpian nuestra boca en profundidad. Además, le proporciona brillo, elimina el mal aliento y también puede blanquear los dientes. Basta con hacerlo una vez por semana para disminuir la creación de placa poco a poco, sin llegar a ser excesivos en su aplicación, pues puede generar el efecto contrario en nuestros dientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario